Mónica López: la tercera generación de fotógrafos en Guadalajara

Si algo no puede faltar en un evento especial como una boda es un buen fotógrafo que capte todos esos momentos irrepetibles para que los protagonistas puedan verlos y recordar ese instante una y otra vez.

Y eso es lo que consigue Mónica López con sus fotografías. Os descubrimos un poco más de ella y de su pasión por el mundo de la fotografía.

Eres ya la tercera generación de fotógrafos de tu familia, ¿por qué decidiste seguir los pasos de tu padre?

Yo estudié Comunicación Audiovisual, así que ya iba acercándome a ello de alguna manera. Después, mi padre, que lleva toda su vida con ello, decidió ir pasándome el testigo, ya que desde siempre la fotografía ha estado en mi vida y me encanta, y aunque yo al principio alucinaba de la responsabilidad que conllevaba algo así, no puedo estar más contenta y agradecida de que me animase a intentarlo y me fuese instruyendo en ello. Es todo un honor que esté orgulloso de mí en algo que me ha enseñado él. Siempre le tengo al lado conmigo, y siempre me aconseja y ayuda. Al fin y al cabo, para mí, es la voz de la experiencia, y precisamente eso es lo que más me hace esforzarme para mejorar siempre. ¡Tengo que dejar el pabellón bien alto!

¿Qué crees que aportas a la fotografía que tus antecesores no hacían?

Más que aportar como tal, es simplemente un enfoque diferente en un tiempo diferente. Mi abuelo se dedicó a la fotografía social también, de manera ambulante, en tiempos bastante más difíciles (guerra y posguerra). Él recorría toda la provincia realizando fotografías de carné y retrato, además de capturar la vida cotidiana que se encontraba, hasta que en 1932 abrió su estudio en casa. Y mi padre sobre todo se ha dedicado a la fotografía de prensa, además de la social, y también montó su propio estudio en 1984 (casi nada).

A mí, por ejemplo, no me llama la atención tanto el mundo de la prensa como tal, pero sí el conocido como “fotoperiodismo”, ya que es aplicable al reportaje social para poder contar historias, como sucede en el ámbito de los reportajes de boda. Me encanta congelar momentos únicos, crear recuerdos… Me fijo mucho en los detalles, las miradas, gestos… Esos recuerdos irrepetibles que a mí también me gusta tener para verlos y revivirlos mil veces: un abrazo de tu abuelo, una carcajada con tu hermana… Es algo realmente valioso.
Así que más que aportar algo que ellos no hiciesen, simplemente le intento dar mi toque.

¿Cuáles son las cualidades necesarias que debe tener un buen fotógrafo?

Lo más probable es que cada uno piense de manera diferente en algo así. Al fin y al cabo, la más importante es que cada fotógrafo tiene su cabeza y su manera de ver lo que está al otro lado del objetivo, su propia forma de transmitir lo que está viendo y quiere contar.

Además de esto, creo que es muy importante no parar nunca de practicar y experimentar, y siempre tener ganas de hacerlo, y junto con ello, no dejar de formarse. Es un campo en el que nunca terminas de aprender.

También creo que hay que mantener siempre la frescura y la ilusión por tu trabajo. Algo esencial para esta profesión, sin duda. En resumen, ser capaz de TRANSMITIR lo que estás viendo y quieres contar, y empatizar con las personas.

¿Qué tipo de sesiones fotográficas tienes? ¿Cuáles son tus favoritas?

Al tener la comodidad de disponer de un estudio, en realidad hago muchas cosas diferentes, desde sesiones de embarazo y Newborn, seguimiento de los peques o del propio embarazo), sesiones familiares, Smash Cake, comuniones, books

¿Preferidas? Tengo varias. Las de Newborn y las Smash respecto a los más peques. Las primeras porque son muy agradecidas, son sesiones complicadas y duran varias horas, pero su resultado es un recuerdo único; y las Smash porque son muy divertidas, acaban los peques pringados de pastel, ¡pero yo también! Pasamos un rato muy entretenido con los padres y los peques, y luego las fotos hablan por sí solas.

Respecto a Comuniones, en exteriores, sin duda, ya que puedes capturar a los niños pasándoselo como tal y al realizarse después del día de la celebración, da igual que se mojen o se sienten por el suelo. Aunque donde mejor lo paso, sin duda, es en las bodas, porque cada una no tiene nada que ver con la anterior, y no paran de suceder historias.

¿En qué consisten las Smash Cake?

Smash Cake significa “aplastar el pastel”, por lo que ya te puedes hacer una idea de lo que va a pasar durante la sesión.

Las Smash Cake son una nueva tendencia que consiste en una sesión de fotos que se suele realizar unos días más o menos antes de que el bebé cumpla 1 añito (también con 2 años se hacen), y se basa en poner un pastel delante de él… ¡Y A FOTOGRAFIAR!

El bebé va descubriendo nuevas sensaciones, qué es eso de colores, lo va tocando, saboreando, jugando con ello, ¡y pringándose!, por supuesto.

Yo siempre las aconsejo, es un precioso recuerdo del primer aniversario, y si además ya han venido a hacer conmigo la sesión Newborn, siempre tengo una atención con ellos, porque para mí es de agradecer que las familias depositen su confianza en mí e ir viendo a los peques crecer.

Tienes sesiones fotográficas muy especiales… por ejemplo, la sesión de Comunión con mascotas, ¿cómo se te ocurrió esta idea?

Para mí, las sesiones de Comunión no son “algo que toca hacer”… Cuando se ve así, los niños no van igual de motivados a las sesión y ni saben qué les espera. A mí me gusta que la disfruten, que se lo pasen genial y sea eso lo que recuerden. Son niños y tienen que crear recuerdos de eso mismo, de su niñez.

El tema de las mascotas vino un poco sin más… Yo tengo fotos vestida de Comunión con la perrita que tenía entonces, y te puedo asegurar que son mis preferidas, entonces, doy por hecho que a todos los niños y niñas que tengo el placer de hacerles esas fotos, les encantará, tanto hoy como el día de mañana, ver su foto con su mejor amigo, y hemos visto que tiene muy buena acogida el tema, y por bien que se lo estén pasando durante la sesión, están deseando el momento de tirarse al suelo con su mascota, y sus caras son una verdadera pasada.

El mundo de la boda ha cambiado mucho, ¿qué tendencias se siguen ahora en la fotografía de bodas?

Es un mundo que cada año se reinventa. Todas las parejas quieren hacer su boda SUYA, es decir, pasar de lo convencional en la mayoría de los casos, y personalizar hasta el último detalle.
Gusta mucho también la fotografía y el vídeo aéreo, disponer de alguna toma desde un drone suele ofrecer unas imágenes espectaculares.

El Same Day Edit (edición en el día) también es algo bastante usual en las bodas. Se trata de editar algunas de las fotografías durante el cocktail y el principio del banquete para luego reproducirlo al final de éste proyectándolo. Tiene muy buena acogida, porque les hace mucha ilusión ya ver esos momentos que han vivido durante un día tan intenso.

Yo creo que la característica más esencial es la naturalidad, fotografiar las emociones, las parejas quieren recordar momentos que suceden ese día, tanto suyos como de los invitados, quieren ver las fotos y revivir esas historias, recordar por qué fue ese momento que están viendo y volverlo a sentir como entonces.

¿Tus rincones favoritos de Guadalajara para hacer una sesión?

Tengo algunos sitios que suelo visitar, pero ante todo dejo que me propongan los lugares, ya que si algún sitio es especial porque para quien va a ser fotografiado tiene algún recuerdo o alguna historia, ¿qué sitio va a ser mejor que ése?


También te puede interesar...

Deja un Comentario o haz una Consulta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.