Menú de bodas para el verano

Un buen menú para bodas depende en gran medida de la temporada. Siempre es mejor elegir productos que estén en su mejor momento para elaborar una buena propuesta gastronómica.

Un menú de primavera o un menú de verano tienen que ser frescos, pero con algún plato más fuerte sin llegar a ser pesado. Un evento que se celebra en el exterior no requiere productos que se puedan estropear con el calor.

Si dispones de un salón, te recomendamos platos fríos como entrantes: un salmorejo de frutos rojos, un gazpacho, una ensalada templada de cigalas o una crema de aguacate con gambas serán una opción excelente.

Como primer plato, lo ideal es servir productos frescos y ligeros. Lo último que queremos es que nuestros invitados no se puedan ni mover por la pesadez de los platos del menú.

Puedes servir también platos fríos, como el pescado crudo. Es una de las tendencias más al alza en todo tipo de eventos. Ya sea comida tailandesa, japonesa o chilena, el pescado crudo y marinado es la estrella de los menús más modernos. Te recomendamos un tiradito de corvina, un ceviche o sushi. A día de hoy, la cocina exótica está en todas las cocinas.

El plato principal no debe ser fuerte. Es un error finalizar un menú de evento con un plato demasiado graso o lleno de salsas. Nuestros invitados no podrán llegar ni al postre. Así que elige con calma el último plato.

Lo ideal es servir una carne ligera. Es imprescindible que sea un producto de la máxima calidad, pues en las carnes y pescados, creednos, se nota. Otra buena idea consiste en servir un pescado también ligero. Las mejores opciones pasan por servirlo al vapor o cocinado al vacío.

En una boda o evento de primavera- verano es necesario utilizar las frutas de temporada. Son los mejores meses para comer fruta variada y un complemento perfecto para tartas o postres. Una de las tendencias en restauración son las frutas maceradas al vacío con almíbar y hierbas. El resultado es sorprendente, muy ligero y súper refrescante. Algo tan simple como una manzana puede convertirse en una auténtica obra de arte. También los frutos rojos son tan ricos como bonitos. Una macedonia de frutos del bosque variada o un carpaccio de fresas con sal y pimienta son opciones tan ricas como ligeras.

Y no olvides servir cócteles frescos de verano: un daiquiri de plátano, una margarita o una piña colada serán el complemento perfecto para tu menú de verano.

Así que toma nota y disfruta de tu próximo evento.

 

 


También te puede interesar...

Deja un Comentario o haz una Consulta