Bodas campestres: banquetes en plena naturaleza

¿Te gustaría hacer tu boda en el campo? ¿Casarte bajo un cielo azul o lleno de estrellas? Por su romanticismo, por su aire bohemio o por ese toque bucólico, las bodas campestre están de moda.

Hoy te traemos las claves para casarte en el campo y convertir la celebración al aire libre en una escena perfecta e inolvidable.

Banquete en plena naturaleza

Toda la decoración tiene que tener esa esencia natural del entorno y una sencillez buscada y medida al detalle. Para las mesas te recomendamos centros con flores silvestres en tarros de cristal, botellas de vidrio, latas de hojalata o cajas de madera. Los ramos pueden ir anudados con hilo palomar o tela sedosa en colores naturales.

Las mesas pueden estar cubiertas con manteles (te recomendamos colores suaves) o directamente desnudas. En este último caso, son perfectos los modelos de madera envejecida. Sin duda, las sillas de madera plegables combinan a la perfección.

Decoración del espacio campestre

A lo largo del espacio se pueden colocar barriles llenos de flores, tarros con velas colgando de los árboles o fotografías tendidas con pinzas a modo de guirnalda. Si la boda es de noche, unas bombillas o unos farolillos vintage pueden iluminar el entorno.

Todos los materiales que destaquen por su naturalidad son la mejor elección: cajas de madera, telas de saco, mimbre, papel Kraft… Todos estos elementos encajarán a la perfección en bodas en el campo.

Ceremonia

Imagina unas sillas blancas de madera colocadas sobre la hierba en dos bloques. Cada parte dedicada a una familia, creando un pasillo y al fondo un arco de flor natural donde os colocaréis para casaros. O, en lugar de un arco, una puerta blanca sobre el césped con las puertas abiertas. Todo ello, amenizado por música en directo con versiones lentas de vuestras canciones preferidas.

Detalles para los invitados

En una boda campestre, el terreno en el que os moveréis será césped o tierra. Por ello, te recomendamos proporcionar a las invitadas unas tapas para que sus tacones no se claven en el suelo. Si la boda se celebra de día y hace calor, puedes preparar unos palmitos para que las personas que te rodean no pasen calor mientras se abanican.

Después del baile es un buen momento para pedir un deseo junto a todos los invitados. ¿Cómo? Con globos de papel, a los que encenderemos su llama y comenzarán a volar e iluminar el cielo con sueños.

Lugares por descubrir

España guarda rincones que serían dignos lugares para la celebración de bodas en el campo. Una región que nos ha enamorado es La Alcarria, en Guadalajara, un territorio por descubrir donde encontrarás parajes de ensueño.

¿Qué le dices a las bodas campestre? Sí quiero.

 


También te puede interesar...

Deja un Comentario o haz una Consulta