Las batas y kimonos para novia, más de moda que nunca

Por fin ha llegado el día que llevas tanto tiempo soñando. Después de varios meses llenos de preparativos de boda, en los que habéis cuidado hasta el más mínimo detalle, ha llegado el momento de vivir el gran día.

Las fotos de novia comienzan varias horas antes del enlace. Durante la sesión de belleza y mientras te visten, el fotógrafo inmortalizará cada momento para que forme parte del reportaje de boda. Es importante que te sientas cómoda y elijas qué vas a llevar durante esas horas previas y el tipo de fotos que querrás hacerte.

La prenda con la que te sentirás más cómoda y que te permitirá total libertad de movimientos será, sin duda, una bata. Actualmente, ya podemos encontrar una amplia variedad de estilos que se adaptan a todas las novias. Las batas son femeninas y bonitas y facilitarán el trabajo de maquillaje y peluquería, al poder abrirse cuando sea necesario.

Batas para cada estilo de novia

Novias tradicionales

Ideales para las más clásicas serán los tejidos de seda o satén. De color blanco o marfil y una longitud media, normalmente, que quede justo encima de la rodilla. Algunas firmas de lencería apuestan por incorporar pequeños detalles, de encaje o transparencias, que darán un toque sofisticado al look.

Novias modernas

Los kimonos han llegado, pisando fuerte, para quedarse. Cada vez más novias se decantan por estas batas con pinceladas orientales, amplias mangas y estampados que aportarán carácter al conjunto. Tejidos sedosos para novias con personalidad y que buscan un outfit distinto a la versión más clásica.

Novias originales

Hay ocasiones en las que, ya sea por un regalo de las amigas o elección propia, las novias prefieren las batas personalizadas. Con su nombre, la palabra novia, su apodo de toda la vida o decoraciones que le gusten. Sin duda alguna, es una versión para las protagonistas más divertidas y especiales.

Qué tipo de fotos hacerte en los preparativos

Durante todo el tiempo en el que estén preparándote, contarás con la presencia del fotógrafo, que querrá captar cada detalle. No solo se muestra cómo te peinan y te maquillan, sino que también se hacen fotografías de las estancias en las que empiezan a vivirse los preparativos o se ultiman los complementos. El momento más retratado se produce cuando te enfundas ese vestido que llevas tanto tiempo esperando ponerte.

La llegada de familiares es siempre muy emotiva y la persona encargada de la fotografía querrá capturar todas las emociones que se vayan viviendo. La lectura de alguna carta por parte de hermanos o testigos y entrega del ramo son imágenes que no pueden faltar en las fotos de novia. Las visitas de los amigos más íntimos y sorpresas por parte del novio, así como los posados con la familia, son retratos imprescindibles.


También te puede interesar...

Deja un Comentario o haz una Consulta